Una fantasia real

Actualizado: 30 de sep de 2020

Título original: The Dark Crystal: Age of Resistance

Año: 2019

Duración: 1 temporada (10 episodios)

País: Estados Unidos

Dirección: Louis Leterrier Produccion: Netflix y The Jim Henson Company

Jim Henson fue uno de esos genios cuyo legado aún sigue resonando en el mundo del entretenimiento y del arte. Probablemente reconocido por ser el creador de los Muppets, pero también por el impecable trabajo que realizó, tanto él como su equipo, en otras producciones como la película Labyrinth (1986) o The Dark Crystal (1982), entre otras.


Sin embargo, hoy no se hablará de toda su increíble historia o de su gran talento como artista y creador, sino de la serie de Netflix que funciona como precuela a la película que porta su mismo nombre: The Dark Crystal.

En tiempos donde parece que el espectador es subestimado y donde un efecto digital es, probablemente, la única alternativa a la que muchos recurren para contar sus historias, esta serie llega para a volver a enseñarnos (y en algunos casos recordarnos) cómo se hacía cine, pero no cualquier cine, sino el del gran Jim Henson, un hábil maestre en el arte de los títeres que lograba contar las mejores historias a través de algo real, algo tangible. Y si bien la serie no es que prescinde absolutamente de lo digital, sabe cuándo usarlo, sin abusar de ello, ya que casi todo se hace “a la antigua”.


The Dark Crystal: Age of Resistance (de Netflix), producida por la mismísima compañía de Jim Henson, es de esas series a las que hay que prestarles atención, ya que son obras que sobresalen por lo que son y que no aparecen muy seguido en la industria. Oportunidades únicas para disfrutar de un gran producto que entiende que el arte y el entretenimiento pueden coexistir y lograr algo admirable.


Esta historia de fantasía nos ubica varios años antes de los sucesos de la película de 1982, donde conoceremos a 3 gelflings (Brea la princesa del clan Vapra,Deet del clan Grottan y Rian el guardian del castillo perteneciente al clan Stonewood ) que harán todo lo posible por formar una rebelión en contra de los malvados skeksis, tras descubrir un horroroso secreto que pondrá, no solo sus vidas en peligro, sino a la de todo su planeta Thra. A partir de aquí, cada uno emprenderá su propio viaje, lleno de peligros y  conociendo diversos personajes, algunos amigables y otros no tanto; así como explorando los vastos paisajes que este mundo tiene por ofrecerles.


La historia no es particularmente rebuscada o compleja, aunque tampoco necesita serlo ya que es increíblemente atrapante. Ahora, si se logra sobrepasar la barrera (una que por desgracia parece existir en muchas personas) de incomodidad al ver a estos títeres en la pantalla, entonces se podrá descubrir una verdadera obra maestra llena de magia y grandes personajes, donde la acción y el drama no serán escasos. Recomendable para todas aquellas personas que disfrutaron de la fantasía con obras como “El Señor de los Anillos” o “Games of Thrones”.

Parte de la magia de la serie radica en el uso de efectos prácticos, así como la construcción física de los escenario, donde todo parece mas real que nunca.Es por eso que subestimar al producto por lo extraño que puede parecernos al inicio, es solo pecar de prejuicio, ya que rápidamente entramos y aceptamos con entusiasmo el mundo que nos plantea.Sin olvidar los entrañables personajes que siendo títeres, llegan a ser mucho mas humanos que muchos otros de películas o series mas digitales

Y como no, de paso, hacer mención y recomendación de la película, que a día de hoy sigue siendo uno de los clásicos más famosos y admirados del genero y que ha sabido mantenerse muy bien con los años