• Sebastián Aronson

La américa perdida

Actualizado: 30 de sep de 2020

Título original: Southland Tales.

Año: 2006.

Duración: 144 min

País: EE.UU.

Dirección: Richard Kelly.

Guion: Richard Kelly.

Plataforma: MUBI


Tratando de buscar películas que salgan de la media, decido buscar por lados poco ortodoxos y me encuentro con un gran plataforma de cine de Autor/Independiente llamada MUBI. Haciendo una vista rápida me choco con una “joya” perdida del creador de la surrealista Donnie Darko.


para este film, el adjetivo "surrealista" le queda corto...


Southland Tales nos relata un Estados Unidos en estado de perpetua vigilancia debido a un ataque terrorista con armas nucleares. Debido a esto comienzan las leyes patrióticas para vigilar ciudadanos, guerras en el medio oriente y una creciente ola de marxismo divergente dentro de la población.


En este extraño contexto, aparece Boxer Santaros (Dwayne Johnson): Actor de películas de acción devenido en Senador republicano para el estado de California, que sufre un caso de amnesia severa debido a un accidente en el medio del desierto. Al desconocer su vida pasada, empieza un amorío con una ex-estrella porno que esta creando su propio reality show (Sarah Michelle Gellar) y que juntos están escribiendo un guion que predice el futuro de los EE.UU .

Paralelamente, se cocina una conspiración por parte de un grupo insurgente en los Angeles llamado “Los NeoMarxistas” que utilizaran a un policía racista llamado Roland Taverner (Sean William Scott, o Stifler de American Pie para que les suene).Con el fin de desenmascarar a los republicanos y terminar con la tiranía del partido. Todo esto mientras el cabo Abilene (Justin Timberlake), combatiente de Irak, vuelve de una operación fallida para hacer seguridad interna, y así nos va narrando la historia con tintes apocalípticos.


Boxer Santaros y Roland Taverner

¿Aparenta una historia que no tiene claro sus objetivos? La respuesta es un SI rotundo. Richard Kelly quiere condensar una épica de los tiempos modernos en casi 2 horas y media de metraje, no solo quedando largo por cuestiones rítmicas en los puntos de giro, sino que también tiene a sus personajes yendo y viniendo en distintas escenas; proveyendo información innecesaria ó delirante al espectador.


El primer acto esta marcado por una fuerte carga de información é introducción de personajes que al final no terminan teniendo gran sentido para la trama; muchas veces fuerza situaciones de comedia absurdas para sacarte una carcajada, logrando el efecto contrario. En esa tonalidad, el conflicto principal que es la conspiración y la necesidad de Santaros de recuperar su memoria nunca queda claro. Todo esto para terminar en un tercer acto que por definición nos deja mirando al horizonte, preguntándonos que acabamos de ver.

Dwayne Johnson tratando de entender la trama

Southland Tales es una gran idea en papel, ejecutada de manera imprecisa que aun así contiene momentos alucinantes y acting que nos hace recordar a las mejores partes de la querida American Pie. Un film que muchas veces, queriendo ser tan grandilocuente en su mensaje anti-guerra y distópico, se dispara en el pie.


¿ Creen que es necesario tener personajes super-expositivos en las películas?

66 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo