EL NARRADOR POCO FIABLE: engaña al espectador

El narrador poco fiable también es conocido como “sospechoso”, “falible” o “no fiable”. El término surgió en 1961 de la mano de Wayne C. Booth en su libro La retórica de la ficción.

Define a un narrador que no cuenta toda la verdad (de manera consciente o inconsciente) y provoca la desconfianza en el lector.



El narrador poco fiable o sospechoso es aquel que no acaba de decirnos la verdad, que juega a engañar al espectador. Dicho de otra forma, cuenta una historia con falta de credibilidad. Este es un tipo de narrador muy utilizado, ya que se trata de un recurso útil a la hora de crear conflicto o giros argumentales.


A veces el espectador descubre al narrador de manera inmediata al empezar la película, pero también puede descubrirlo hacia el final con un final inesperado en el que el escritor ha dejado trazas de este tipo de narrador a lo largo de toda la obra.


Normalmente se utiliza este recurso con narradores en primera persona, pero no es inusual encontrarlo con narradores en segunda y en tercera persona. Sin embargo, el golpe de efecto es mayor con un narrador testigo o protagonista.


TIPOS DE NARRADORES

El mentiroso: es el más usado por los escritores. Miente conscientemente para limpiar y mejorar su imagen. Quizás no es capaz de afrontar psicológicamente su responsabilidad en los acontecimientos sucedidos en la trama o está intentando engañarnos para sacar provecho de la situación. Este narrador lo podemos encontrar en películas como “The Usual Suspects”.



El loco: este tipo de narrador está alejado de la realidad, viviendo una suya propia. Tiene enfermedades mentales que hacen que no sea de fiar. Por ejemplo, el narrador en “Fight Club”; es un empleado que sufre de insomnio y probablemente de esquizofrenia. ¿Realmente nos podemos fiar de él y de su percepción?

El payaso: no se toma nada en serio y juega constantemente con el espectador. Un claro ejemplo de este narrador es Wade Wilson en “Deadpool”, que interrumpe la narrativa para tomarle el pelo a la audiencia, dialogar con ella o incluso sembrar expectativa.


El ingenuo: este narrador o personaje es inmaduro, de manera que su punto de vista es muy limitado. Encontramos un ejemplo de este personaje poco fiable en “Forrest Gump”. El personaje tiene un coeficiente bajo y eso hace que el lector empatice con él aunque sea consciente de que sus historias y deseos son cuestionables.


El pícaro: el narrador pícaro es exagerado y fanfarrón. Es narcisista e intenta ensalzarse siempre. Un buen ejemplo de este tipo de narrador lo encontramos en el protagonista de “El crimen ferpecto”, donde Rafael se ve así mismo como el predador máximo de la cadena alimenticia.


CÓMO CREAR UN NARRADOR POCO FIABLE

Primero lo primero: por qué quieres que tu narrador no sea confiable y con qué narrador de los mencionados anteriormente vas a trabajar.

En segundo lugar, te ayudará crear una escaleta de la historia real, lo que ha ocurrido realmente, la verdadera historia que vas a contar.


Tercero, a partir de esa escaleta, crearás una segunda donde indiques qué partes de la historia quieres ocultarle al espectador. Esta segunda escaleta será la narración real de tu película.


Y cuarto, pero no menos importante, vas a escoger qué pistas quieres esconder y cómo, es decir en qué momentos vas a ocultar y en qué momento vas a revelar. Procura repartir estas pistas a lo largo de la trama.


-


En conclusión, crear un narrador poco fiable te servirá para darle un enfoque más interesante y complejo a la trama, crear suspenso, agregar giros inesperados y contar con un recurso extra a la hora de contar la historia.

35 vistas0 comentarios